Páginas

lunes, 25 de febrero de 2013

And The Oscar Goes To...

En cuanto a música se refiere, Adele fue la gran ganadora de la noche. Vaya mes que lleva la inglesa. Un Globo de Oro, un Grammy, y un Óscar. Mejor imposible. Ganó el Óscar a la mejor canción original por "Skyfall", la banda sonora de la última película del agente 007, titulada con el mismo nombre.



La actuación fue propia de una gran ceremonia como son los Oscars. Adele cantó algo nerviosa en la voz a veces, aunque en apariencia no se le veía. Aun así, se sobrepuso a ese nervio e hizo una espléndida actuación. Anteriormente a la gala, Adele había confirmado que no podía contenerse, y se comentaba que estaba acudiendo a la hipnosis para evitar los nervios. Ella misma dijo, "estoy cagada de miedo". Parece que supo superar ese problema de defecación, y nos brindó una actuación que quedará para la historia. Sobre todo, teniendo en cuenta la mala racha que llevaban las películas de James Bond, que no se llevaban ni un "gracias por venir". 

Por otro lado, como anécdota, decir que Jennifer Lawrence, la revelación de estos premios, se llevó la estatuilla a mejor actriz, pero en el camino se cayó por las escaleras. En los premios del Sindicato de Actores, le pisaron el vestido y se le descosió, de modo que se quedó con medio vestido al subir también las escaleras (aunque lo arregló rápido). Vamos, que ganar premios se le da bastante bien, ahora, mejor que se los lleven al asiento, no vaya a ser que la próxima no llegue a recogerlo. 

Shirley Bassey, ataviada de oros, interpreta "Goldfinger", en el homenaje a los 50 años de la primera película de James Bond. Creo que, sobre esa actuación, no hay nada que añadir, solo hay que verla y disfrutar de la voz de Shirley.




Como colofón, Barbra Streised hizo una interpretación de su canción, "The Way We Were" (de sus mejores canciones), después del homenaje a las personas que el cine perdió este año. Hizo una actuación muy emotiva, sobre todo después de dicho homenaje (durante el cual sonaba la música de "Memorias de África"), aunque parece que estaba un poco ronca. Aun así, fue una buena actuación, hay artistas que no decepcionan. 

Antes de terminar, solo decir que ojalá, tuviésemos en España una gala la mitad de buena (en cuanto a espectáculo, no en cuanto a premios merecidos), que en Estados Unidos. Creo que ya es hora de que la política no sea el tema principal de los Goya, que lo sea el cine, y también creo que la música debería tener un papel principal. Ahora se llevarán las manos a la cabeza los que creen que defender una gala así es defender la libertad de expresión, pero creo que pocos piensan de esa forma. A lo mejor me equivoco.

No hablo de prohibiciones, sino de un ejercicio de responsabilidad, que los propios artistas deberían tener en cuenta, porque muchas personas no ven cine español precisamente por la política que hay detrás, y eso solo perjudica al propio cine español. 





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta!