Páginas

domingo, 14 de abril de 2013

Jake Bugg - Two Fingers



Cuando eres adolescente espinilloso, lo sueles ver todo muy bonito (menos a tu acné en el espejo, claro). Tienes toda una vida por delante, millones de cosas que descubrir, personas de las que enamorarte, o sitios a los que viajar. Y por supuesto, muchísimas posibilidades en tu futuro profesional, y no precisamente trabajando demasiado, sino que sueles esperar que algo se te dé bastante bien para poder vivir fácilmente de ello. 

Luego creces, y ves que los que consiguen todo ese éxito profesional (sin contar el factor suerte), son tres niños prodigio, que aparte de ser, de fábrica, superiores al resto de los humanos, llevan trabajando desde que nacieron, porque les encanta. El resto de los hombres y mujeres del mundo, tienen que trabajárselo mucho más. Y probablemente no les encante tanto lo que hacen, sino que preferirían trabajar menos horas, y hacer otras cosas. Ves que estás en mitad o terminando tu carrera y el paro juvenil es del 55.7% (y creciendo), por lo que la probabilidad de tener trabajo se convierte en una lotería. 

Pues bien. El cantante que os traigo hoy, tiene 19 años. Es de Nottingham, y proviene de una familia de músicos (divorciados), aunque no trabajaban en la música, pues la cosa parece que no fue muy bien. Con 12 años aprende a tocar la guitarra y con 16 compone su propia música. Con 18, su álbum se sitúa en el primer puesto de las listas de ventas de Reino Unido. ¿Suerte? No lo creo. Sí, tiene la voz, pero... ¿cuánta gente conoceréis que cante bonito y lo único a lo que llega es a cantar con sus amigos de fiesta? ¿no podrían llegar a algo más si se lo currasen? Yo creo que sí. Y este se lo ha currado. 

Después de esta reflexión, he de decir que, personalmente, me ha gustado el estilo que tiene. Es una especie de Beatle en color. No es el típico jovenzuelo One Direction, al que se lo ponen todo por delante (que no tiene nada de malo, pero les quita mérito, y se lo da a éste), sino que se hace su propia música y es de calidad. 

La canción se titula "Dos dedos", y la letra la podéis ver aquí. Trata sobre cómo el chaval intenta salir adelante olvidando su pasado, al que le hace el corte de mangas (que en ciertos países se hace levantando el dedo índice también, por eso lo de los "dos dedos"). Parece que su madre tiene un compañero sentimental algo difícil de llevar, y se pasan el día dedicándose grandes muestras de amor, como podéis ver en el vídeo. Está cansado de la situación, pero ve un rayo de esperanza, y ve que las cosas están cambiando, para terminar diciéndonos que "está bien, lo dejé atrás". 

Os dejo otra de sus canciones, para que os vaya entrando en los oídos. Saludos, y no olvidéis que, por muy negro que todo parezca (como le parecía al protagonista de nuestra canción), se puede dejar lo malo atrás y llegar a algo bueno en la vida. 






Need U (100 Percent)


Lanzan una canción a fecha 22 de febrero. Va pasando el tiempo y la canción también va pasando, de mano en mano, sin pena ni gloria, hasta que un buen día, llega a las de Harry Styles (integrante de One Direction), el cual decide darle publicidad (cosa que por lo que se ve suele hacer cada dos por tres en su Twitter con una canción que le hace tilín).

Voila!  Directo al Número 1. En Reino Unido claro, aquí ni rastro. Y lo peor es encontrarte los miles de comentarios de quinceañeras muy originales, que solo hacen repetir la frase "Harry brought me here" (harry me trajo aquí), como si les fuesen a dar un premio por el comentario, o su querido Harry se fuese a casar con ellas, porque claro, cuando Él (con mayúsculas, para las Directioners) da publi a una canción que le gusta, nadie le va a hacer caso, qué va... Sólo llega a Número 1, pero de ahí, no pasa. Eso seguro. 

Fuera de alusiones a la fiebre hormonal de algun@s, la canción, obra del productor Duke Dumont y con voces de la cantante A*M*E (a saber como pronuncias eso en inglés), se trata de un tema house, que bien podría haberse producido en los 90, y que tiene una base que parece por un lado tener un ritmazo que no me veas y por otro lado, un tono un tanto monótono que la hace aburrida. Es una canción de ver el videoclip, reírte por la idea, y poco más. Después de eso, temazo para la sala de espera del dentista. 

El vídeo es lo que me llamó la atención, y por eso hice esta entrada (aunque he de decir que el "Mmmmm Mmmmm" de la canción se me ha pegado algo a la cabeza). El pobre protagonista, en un día de estos que estás que te comes hasta las servilletas del bar, se le fue de las manos e ingirió un radiocasete con nuestra canción puesta en play en forma de bucle infinito. El tema es que el tío está un poquito cansado de que le vacilen hasta fregando los platos (su propia novia, nominada al premio a la mejor novia del año), por lo que se someterá a una operación para sacarse el radiocasete. Ahora, al señorito le quitan el aparato y se queda prácticamente con la misma cara de amantado. 

Original, pero tampoco la caña de original. Una cosita normalita. Por último, os quiero dejar una canción que me parece un temazo como hay pocos, más antiguo que andar "palante", pero que me ha dado por oír ahora y me parece que las obras de arte se tienen que compartir, así que allá va. 





domingo, 7 de abril de 2013

The Way - Ariana Grande (¿o Mariah Carey?)


Con 19 añitos, la voz enteramente de Mariah Carey, actriz en una serie de televisión ("Victorious"), con una entrada triunfal directa al top ten de Estados Unidos, y encima guapa, ahí tienen ustedes a miss Ariana Grande. La cosa promete (no podía ser menos, con ese apellido). 

Esta chica ha hecho versiones de lo que queráis, le da igual blanco, negro, o gris, que allá va ella. Y ahora le tocaba versionarse a sí misma, con una canción R&B-Urban Pop, usando un sample de la canción "A Little Bit Of Love" de Brenda Russell, y con el rapero Mac Miller (21 años) metido también en el lío (literalmente). 

La letra trata sobre dos enamorados echándose flores, básicamente. Que si pienso en ti todo el día, que si nunca te voy a dejar, etc. Usando también el típico rol "niña buena" y "chico malo". Así que bueno, sobre ella no hay mucho que comentar.  

La primera vez que escuché la canción, pensé "otra canción R&B igual que las demás". Y creo que no me equivocaba. Si coges una canción de Mariah Carey y le pones un rapero, el resultado es prácticamente idéntico. Sobre todo porque Ariana, aparte de tener un tono de voz parecidísimo a Carey, consigue hacer esos falsetes que a ésta hicieron tan famosa, y que podrían romper hasta un cristal antibalas. Digamos que se trata del mismo regalo, pero con nuevo envoltorio. 

El "nuevo" envoltorio es algo no tan nuevo. ¿O no os recuerda la proyección en la pared y Ariana cantando delante, al vídeo de "We Found Love" de Rihanna? Tenemos eso, mezclado con globos, escenas de ambos en tono cariñoso, y unos bailarines que por un momento, parecen estar bailando el "Harlem Shake" (1:54). La cosa no es precisamente originalidad a borbotones. 

Por último, os quiero dejar una canción que he encontrado por ahí, de Miley Cyrus y Snoop Lion (el antiguo Snoop Dogg, que le ha dado por digievolucionar, pasando de ser perro a ser león...), rollito reggae muy conseguido. A mí personalmente, me han ganado con la canción, aunque le sobra un poco de ruido.