Páginas

domingo, 8 de septiembre de 2013

Katy Perry - Roar



El huracán Katy vuelve a los escenarios por todo lo alto, sacando single el mismo día que Germanotta y dándole una pequeña paliza al conseguir su octavo Número 1 en la lista Hot100 Billboard, mientras que Lady Gaga va para atrás cual cangrejo. También es natural, teniendo en cuenta que la canción de Gaga está dirigida a sus fans y ésta a vender discos a mansalva. 

A mi, personalmente, por lo que he visto en entrevistas y demás, Katy Perry me cae estupendamente. Me parece alguien a quien la fama no se le ha subido a la cabeza, no intenta interpretar un papel para ganar adeptos, ha salido de un ambiente familiar muy conservador para dar al mundo lo que ella creía que estaba bien, aunque a su ambiente no se lo pareciera. Y creo que tiene los pies en el suelo menos cuando se sube a la liana

Hace un tiempo, la Cati se sacó de la manga unos teasers donde quemaba su peluca morada, como dando a entender que en esta etapa de su carrera iba a pegar un cambio radical. Luego se retractó, y dijo que el cambio no era para tanto. Ahora, como podemos ver, el cambio no es ni para tanto ni para nada. Aquí a la amiga no se le ha movido un pelo desde hace 5 años. La música, pop comercial del de to la vida, y el vídeo, colorines y fantasía. Vamos, que nos has timao. 

Pero, ¿sabéis qué? Por mi estupendo. Katy Perry es lo que es, y le va bien siendo así, viviendo en el mundo de la golosina. ¿Para qué cambiar? Al fin y al cabo, esa es su seña de identidad. Videoclips con el contraste a tope, ella haciendo de parda, y una música pegadiza. Y si se repite más que Madrid como candidata a las Olimpiadas, pues bueno, mientras le siga funcionando todos contentos. 

Sobre el videoclip no hay mucho que decir. Aparte de que parece un anuncio de Herbal Essences, de que no entiendo dónde carga el móvil y para qué lo quiere en mitad de la jungla si los monos con los que te hechas fotos no tienen Facebook, de que trajes de amazona los hay mejores en el chino de la esquina de mi calle, y cromas más currados también; aparte de todo eso, creo que es un vídeo simpático, y perfecto para servir a los efebos ansiados de carroña.

También me gusta el giro argumental del final de "sí pero no" o "no pero sí", como lo queráis ver. No es mi videoclip favorito ni mucho menos, ni creo que merezca muchos premios, pero para lo que está, que es para promocionar la canción, le basta y le sobra. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta!